¡Matt Lawrence y Hermanos al Rescate, para el fondo del aula!

¡Matt Lawrence y Hermanos al Rescate, para el fondo del aula!

Traducido por CubaNewsInglés

Ya se acabaron las vacaciones, y Machetera por fin puede volver a atender su vasto imperio editorial y su desbordado buzón.

Como nuestros fieles lectores conocen, de vez en cuando tomo una de las cartas de la sección de comentarios y la publico por separado si merece una respuesta punto por punto. El remitente de esta carta en particular, un tal Matt Lawrence, que la envía desde una dirección de correo electrónico creada en honor al divertido nombre de su “ficticio” personaje piloto, Trig Combs, comenzó a copiar y pegar su carta no sólo para Machetera sino para otros activistas de solidaridad, y lo está haciendo en nombre de los Cinco Héroes. Copiar y pegar es pura vagancia (si uno va a defender a terroristas como Hermanos al Rescate lo menos que puede hacer es tratar de ser original), pero en fin, ese grupo nunca se ha destacado por su gran capacidad intelectual. (Nota para Lawrence: hangar se escribe con “a”.)

El principal objetivo de la carta de Lawrence parece ser pregonar su libro. Déjenme aclarar, tomando prestada la frase favorita de Obama. Eso no va a pasar aquí. Su segundo objetivo es desprestigiar a los corajudos Cinco Héroes. Eso seguro que no va a pasar aquí.

Comencemos:

Lawrence: Gracias por publicar el artículo sobre los cinco espías cubanos.

Buen intento, ese de empezar con un halago seguido de una calumnia. En ningún momento de su amañado juicio en Miami los Cinco Héroes fueron condenados por espionaje, que por lo general se define como el intento de obtener secretos de estado. Y fue así porque no obtuvieron ni trataron de obtener secreto alguno. Por el contrario, fueron condenados por lo que los abogados llaman la “niña mimada de la guardería del fiscal”, o sea, “conspiración para cometer espionaje”, lo cual significa que hubo acuerdo en que quizás podrían haber recopilado secretos de estado en algún momento indeterminado del futuro. Vea mi referencia anterior a la película Minority Report, que explora este tópico con mayor detalle, en la que Tom Cruise hace el papel de un detective Pre-Delito que arresta a las personas sobre la base de delitos pensados. Esto no le resulta inusual a casi nadie en Miami, pero en el resto de los Estados Unidos de América todavía este concepto nos aterroriza un poco.

Lawrence: Junto con mi coautor (designado tres veces para ocupar puestos en el Pentágono), he volado en misiones de salvamento con Hermanos al Rescate, propietarios de los dos aviones derribados por MIG cubanos gracias a la labor de estos mismos espías.

Una admisión interesante, aunque no especialmente inusual. A muchas personas les gustaba volar con el grupo terrorista por diversión. David Lawrence, ex editor del periódico Miami Herald (¿algún parentesco?) y Dennis Hays (quien luego fuera Embajador en Surinam) hablaban sin tapujos de sus vuelos con los “Hermanos”. Por supuesto, alguien nombrado para el Pentágono hubiera sido bien recibido. HaR volaba con toda la confianza y el apoyo del gobierno de los Estados Unidos. Naturalmente, los que iban con ellos prefieren llamar a esos vuelos en antiguos aviones militares “misiones de rescate”, ignorando el hecho de que además de ser sobre todo una muy exitosa operación lucrativa, HaR planificó “entrar armas de contrabando en Cuba o lanzarlas desde un avión.” (Informe de la OIAC, pag. 86.)

Lawrence: Nuestro libro (anuncio publicitario no pagado eliminado de esta parte), fruto de 13 años de investigación, es una recopilación de documentos del tribunal, pruebas presentadas en el juicio, y actas públicas sobre este caso. (Otro anuncio no pagado eliminado) fue tema de un reciente informe investigativo de la televisora CBS4 de Miami que llegó a las mismas conclusiones que nosotros….

Imagínense eso. Una estación de televisión de Miami sale en apoyo a una causa terrorista. ¡Eso sí que es increíble!

Lawrence: 1) Funcionarios del gobierno de EE.UU., en específico el Gobernador Bill Richardson y los miembros del Consejo de Seguridad Nacional Sandy Berger y Richard Nuccio, supieron de antemano que se derribarían los aviones y no hicieron nada al respecto.

Esto es en parte verdad. El gobierno de EE.UU. sabía que las provocaciones de HaR eran insensatas y peligrosas y le pidió a HaR que no siguieran haciéndolo. El Sr. Charles Smith, supervisor de la oficina de la AFA (Administración Federal de Aviación) de Miami durante la primera mitad de la década de los 90, sostuvo varias reuniones con HaR en 1992, 1993, 1994 y 1996 “para tratar de convencerlos de que no violaran las leyes internacionales ni las regulaciones norteamericanas y advertirles que estaban cometiendo un delito por el que podían y debían ser castigados.” (Ref. examen de la NTSB: suspensión de la licencia de piloto de José Basalto, 5 de julio de 1996). Pero al mismo tiempo, aunque le habían suspendido la licencia a Basulto, él continuó volando y le informó sin rodeos al Sr. Smith que seguiría haciéndolo, razonando correctamente que el gobierno de EE.UU. no iba a tomar medidas adicionales en contra suya.

El día en cuestión, HaR presentó un plan de vuelo donde se indicaba que volarían a lo largo de la porción oriental de la península de la Florida en dirección al centro de Cuba, y luego pondrían rumbo al oeste para regresar a Cayo Hueso. Pero de inmediato hicieron lo contrario, volando al oeste hacia Cayo Hueso, luego al sur, y después al oeste otra vez, plenamente conscientes de que los estaban viendo los controladores de tráfico aéreo, quienes poseían el plan de vuelo y sin embargo no le dijeron nada a los pilotos sobre su desviación del plan de vuelo autorizado.

Hacía rato que Basulto estaba molesto porque el ejército estadounidense no envió sus propios aviones de combate el 24 de febrero de 1996 a iniciar la largamente esperada confrontación militar con Cuba. Después de todo, él había hecho lo suyo para desencadenar los acontecimientos. ¡Otra traición igual que en Playa Girón! El ha enviado cartas donde cuestiona la integridad de los oficiales militares que se negaron a dar la orden de despegue, y es de suponer que ese sea el meollo de la invención literaria que Lawrence está promoviendo. Sin embargo, hay un motivo increíblemente sencillo por lo que la esperada confrontación militar nunca ocurrió. Los MIG cubanos estaban operando totalmente dentro del territorio soberano de Cuba, y los militares lo sabían, así que una intervención armada era plenamente injustificable. El enfrentamiento tendría lugar en otra parte a través de presiones diplomáticas, y sería cuestión de Basulto y otros beneficiarse de la reubicación.

Lawrence: Miembros del gobierno cubano le preguntaron una y otra vez a los diplomáticos estadounidenses: “¿Qué pasaría si los derribáramos?” Esto revela que el gobierno cubano planificó los ataques a partir de la información obtenida por los cinco espías y los otros agentes cubanos de la Red Avispa, que en su mayoría se declararon culpables y no fueron a juicio….

Sinceramente, esto es tonto. ¡Claro que el gobierno cubano cuenta con planes para defenderse! ¿Es Dick Cheney el único en el mundo con esa prerrogativa? No necesitaban a los Cinco Héroes que lo hicieran por ellos. Para eso son los radares y los aviones de combate. Ahora revisemos los hechos, para que Machetera no reciba una avalancha de cartas argumentando que los Cessnas operados por HaR eran aviones civiles en una misión puramente humanitaria a pesar de todas las pruebas del informe de la OIAC que evidencian lo contrario. Los aviones de HaR fueron adquiridos del ejército norteamericano por Ileana Ros-Lehtinen, y habían servido militarmente en América Central. Y Cuba tiene un largo y terrible historial de ataques lanzados contra la Isla desde aviones de este tipo. Por ejemplo:

“Cañaverales cubanos han sido quemados por pequeños aviones. Ciudades cubanas han sido atacadas desde pequeños aviones. Se han lanzado explosivos desde pequeños aviones. Se han hecho sabotajes desde pequeños aviones. Se han introducido sustancias biológicas desde pequeños aviones. Con aviones como los de [HaR] se han planificado y se están planificando actos de sabotaje contra instalaciones de la República de Cuba.” — (Ricardo Alarcón de Quesada, reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, 26 de julio de 1996.)

Ahora bien, resulta interesante la mención de que la mayor parte de los cubanos arrestados en Miami admitieron su culpabilidad para no ser juzgados. Es cierto que originalmente fueron arrestados 14 cubanos miembros de la Red Avispa, cuatro de los cuales se las arreglaron para retornar a Cuba sin percances, mientras otros cinco cedieron a las fuertes presiones y los incentivos (¿alguien desea una tarjeta verde, reubicación, programa de protección de testigos?) ofrecidos por la fiscalía de EE.UU. y optaron por no ir a juicio. Mi aritmética dice que no fue la mayoría que se declaró culpable, sin importar cómo se cuenten.

El hecho de que los Cinco Héroes no cedieran a tanta presión ilegal e inhumana hace que su proceso sea incluso más excepcional. Conscientes de que no habían hecho nada malo, y totalmente convencidos de la justicia de su causa, que era salvar las vidas de sus compatriotas poniendo al descubierto y frustrando planes terroristas contra Cuba antes de que pudieran llevarse a cabo, rechazaron cuanto acuerdo con la fiscalía les fuera ofrecido y se negaron a delatarse entre sí para salvarse a sí mismos sin importar las consecuencias. Fueron acciones de hombres inocentes, no culpables. Muchos años después, a pesar de las consecuencias que han sido realmente atroces y de haber sido obligados a soportar el castigo extra-judicial de la demora o total negación de visitas de sus familiares sobre la base de absurdos pretextos presentados por el Departamento de Estado norteamericano, siguen siendo lo que siempre fueron: hombres inocentes y héroes cubanos.

Lawrence: 2) Los espías cubanos se infiltraron en bases militares, organizaciones del exilio y Hermanos al Rescate, así como en nuestra Agencia de Inteligencia de Defensa (re: Ana Belén Montes). Recibieron juicios justos donde fueron declarados culpables y sentenciados a penas de prisión por sus crímenes.

Vaya atrás y lea de nuevo la transcripción del juicio de los Cinco Héroes. Es risible que se hable aquí de “infiltración de bases militares”. ¿Quién presionó a Antonio Guerrero para que empezara a trabajar dónde y como qué? Le ayudaré: tomó un empleo como conserje en el aeródromo de Boca Chica, tal y como se lo sugirió una trabajadora de una agencia de empleo temporal que testificó en el juicio sobre su continua insistencia para que él cogiera ese trabajo.

Si Ana Belén Montes tuvo o no un juicio justo es cuanto menos cuestionable. Casi seguro se puede afirmar que el castigo que se le impuso tuvo más que ver con la necesidad de la AID de proteger su imagen tras haberla promovido a un puesto tan prominente que a cualquier daño real que ella pueda haberle causado al gobierno de EE.UU. No obstante, en el caso de los Cinco Héroes, resulta ofensivo insistir en que tuvieron un juicio justo luego de que el Tribunal de Apelaciones de Atlanta dijo lo contrario. No fue justo. Fue un proceso completamente amañado en el que la fiscalía ocultó pruebas exculpatorias argumentando razones de seguridad nacional bajo una tormenta perfecta de prejuicio comunitario.

Lawrence: 3) Nuestro ejército tenía múltiples radares monitoreando el Estrecho de la Florida el día del derribo y mantuvo sus aviones interceptores en tierra en HAFB, Homestead, Florida, durante los ataques. Los dos aviones fueron derribados sobre aguas internacionales y en ningún momento plantearon una amenaza para Cuba.

Vea el punto 1 anterior. ¿No es curioso que nuestro ejército tuviera emplazados múltiples radares para monitorear el Estrecho de la Florida el día del derribo y aún así ninguno de ellos pudo producir evidencia alguna para la investigación que fue iniciada de inmediato por la Organización Internacional de Aviación Civil (OIAC) de las Naciones Unidas?

Es tan curioso que resulta un aspecto en que tanto Ricardo Alarcón como Basulto están realmente de acuerdo. El Mayor Jeffrey Houlihan del Servicio de Aduanas de EE.UU. fue convocado a una reunión el 17 de febrero de 2006 donde se le advirtió que una semana más tarde, el 24 de febrero, Basulto y sus peones volarían hacia Cuba expresamente para provocar un incidente político. A Houlihan se le recordó el plan el 23 de febrero, día anterior al vuelo, así como en la mañana del 24. ¡Ojo, Houlihan!

Pero Houlihan no fue el único a quien se le avisó. El 13 de febrero, la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado contactó a la Oficina de Aviación Internacional de la AFA y le informó que “algo podría ocurrir con respecto a estos vuelos y debían ser alertados… el 23 de febrero, los diversos centros de control de las comunicaciones de EE.UU. recibieron instrucciones (avisos) de las autoridades en el sentido de que se debían documentar apropiadamente ciertos vuelos que iban a tener lugar al día siguiente. Sin embargo, ¿cuál fue el resultado de todos estos avisos sobre documentación cuando la OIAC anunció que recopilaría datos del radar para su investigación? Los datos fueron borrados. Los datos de radar que Cuba proporcionó inmediatamente después del incidente (a diferencia de lo que hizo Estados Unidos, que demoró y divagó cuanto pudo antes de admitir que se habían borrado) fueron totalmente ignorados.

Por consiguiente, la localización del derribo no se basó en datos de radar objetivos y concretos (que mostraban claramente que ocurrió en aguas cubanas), sino en una extraña triangulación subjetiva que la OIAC aceptó tras las presiones de los diplomáticos norteamericanos y que consistía en lo siguiente:

  • Una copia de una grabación de comunicaciones de la que se habían borrado misteriosamente seis minutos cruciales.
  • La posición, probablemente inexacta, reportada por un crucero.
  • La posición reportada por un barco pesquero cuya existencia nunca se probó.

Fue únicamente sobre la base de estas falsedades que este ataque, al que Cuba tenia pleno derecho como legitimo acto de auto-defensa en su propio territorio y que Estados Unidos hubiera realizado mucho antes y sin vacilaciones, fue llevado a aguas internacionales y utilizado para desencadenar una serie de acciones, que comenzaron con el saqueo de los bienes congelados de Cuba por parte de las familias de los pilotos abatidos y otras personas y culminaron con la encarcelación y tortura de cinco hombres que no tuvieron nada que ver con el asunto.

Lawrence: (Anuncio no pagado eliminado) es promocionado por el Congresista Lincoln Diaz-Balart, dos analistas de la AID y el director del Instituto de Estudios Cubano-Americanos de la Universidad de Miami, entre otros expertos y académicos.

Lawrence, el hecho de que esta frívola publicación sea promocionada por el zonzo Lincoln Diaz-Balart no le hace a Ud. mucho favor. ¿Dos analistas de la AID, quizás los mismos que promovieron a Ana Belén Montes? ¿La Universidad de Miami, que por tantos años fue sede de la estación JM/WAVE de la CIA? Dejémoslo ahí antes de que esto se ponga incluso más embarazoso.

Lawrence: Por favor, visite nuestra página web (anuncio no pagado eliminado) y suba el volumen de sus bocinas; escuche la presentación… son las voces de los hermanos Pérez-Pérez, los pilotos de los MIG cubanos, acechando y derribando aviones civiles, y sus instructores cubanos.

No, tengo una idea mejor. Veamos un fragmento del excepcional tratamiento “ficticio” que Ud. le da a una de las provocaciones de HaR:

Combs mira a Harevan con ojos como platos de tanta excitación, y dice, “¡Hoy vamos a ver La Habana desde el 33!”

“Me imaginé que te gustaría eso,” Basulto Juan Carlos le dice a su amigo, dándole palmaditas en la espalda. “Pero mantente al norte del 23:30,” le dice a Combs en un susurro, alertando al aviador norteamericano que permaneciera bien al norte del limite territorial cubano de doce millas.

Trig le hace un guiño a Juan Carlos, diciendo en tono superficial, “¡Vamos, tú sabes que yo respeto las reglas!”

“Bien, veamos los números; o no,” dice el taimado Santos sonriendo. “Recuerden decir su ubicación al cruzar la línea de la pizza y luego cuando vean la casa”, les aconseja el coordinador de vuelos. […] “Recuerden usar primero el número Alfa, después Beta, y así sucesivamente. Resten la latitud del número de teléfono alfa y la longitud del beta. Con un poco de suerte el guardacostas del otro lado llegará al mismo resultado que ustedes cuando calcule las ecuaciones en orden inverso; y el puñetero de Fidel no tendrá forma de saber dónde están las avionetas balsas –a no ser viéndonos sobrevolándolas.” El joven piloto habla con el conocimiento de un operativo de la CIA, aunque todavía pose (cita textual) la inocencia de su ilimitada juventud.

[…]

“Torre Habana, torre Habana, torre Habana, aquí N cero, cero, C, F,” Combs llama a Cuba, pidiendo autorización para penetrar un espacio aéreo que es legalmente internacional, aún si el cabrón barbudo dice que es su “Zona de Información para la Defensa Antiaérea.”

(Nota de Machetera con relación a las Zonas de Información para la Defensa Antiaérea, conocidas como ZIDA: “Todo avión que penetre en estas zonas sin autorización puede ser identificado como una amenaza y tratado como una nave enemiga, lo cual podría dar lugar a una intercepción con aviones de combate. La naturaleza exacta de la reclamación de Estados Unidos sobre la ZIDA exterior es confusa.”)

[…]

“CF,” responde una voz cubana clara pero apesna (cita textual) audible debido a la estática de los auriculares.

“Buenos días, señor, estaremos cruzando la 24 en cinco minutos y volaremos por el área unas cuatro o cinco horas en una misión humanitaria de búsqueda y rescate. Respondemos tres, cuatro, ocho, tres, a quinientos pies. ¿Copió?” Trig le dice con claridad al tolerante porque tienen que estar torre Habana del objetivo de su vuelo.

“Thank you,” responde el controlador cubano en inglés.

“Para su conocimiento, hoy el área de nuestras operaciones está al norte de La Habana, así que estaremos en su área y en contacto con usted. ¿Copió?”, dice Combs mientras sigue presionando al cubano para lograr un acuerdo.

“Señor, le informo que la zona al norte de La Habana está activada, usted está en peligro detrás del paralelo 24 norte,” advierte fríamente y en tono amenazador la voz gruesa y con fuerte acento que emana de la torre de control de tráfico aéreo en La Habana.

Al escuchar perturbado la respuesta del controlador en sus auriculares, Cuesta le mostró el dedo del medio de su mano derecha al panel de control, aun sin decir nada, pero tratando de escribir cada palabra en el reverso de su planilla de misión.

“Estamos conscientes del peligro cada vez que cruzamos el área al sur del 24, pero estamos dispuestos a hacerlo como personas libres,” Combs profesea (cita textual) al controlador comunista antes de soltar el botón de salida del micrófono.

(Nota de Machetera: Las comunicaciones radiales de un piloto con el controlador aéreo no son como en un teléfono abierto, donde varias personas pueden tomar parte en la conversación al mismo tiempo. Sólo se puede escuchar una voz a la vez, pues todas las demás se desplazan. Mientras HaR obstruye el radio con toda esta tontería, los aviones comerciales verdaderos que transportan a centenares de pasajeros no pueden comunicarse con los controladores aéreos en La Habana.  Advertencia al Lector: el siguiente fragmento es tan vulgar como revelador de las intenciones reales de esta gentuza.)

“Pues te vas al carajo, comunista mamalón, vamos a tu zona activada detrás del 24 a salvar algunas vidas humanas, y si me encabronas voy a volver con un C-130 lleno de amor para echártelo encima. Como en los viejos tiempos,” suelta Combs en una diatriba vulgar que sólo su tripulación puede escuchar, realmente molesto por la indiferencia del controlador cubano.

Tim Harevan se ríe de la ira de su piloto.

“Gracias, información recibida,” responde el controlador aéreo de Castro, haciendo caso omiso de la furiosa descarga que le lanzaron entre una transmisión “oficial” y otra.

Lawrence: “¡Puede que no siempre escuchemos la VERDAD dicha en palabras, pero siempre la encontraremos en las acciones de las personas!”

¡Ni que decir tiene!

Notas:

U.N. Security Council reunión 3683, 26 julio, 1996
http://www.undemocracy.com/securitycouncil/meeting_3683

Carta a Congresista Burton de General DeWolf/respuesta a HaR
http://www.hermanos.org/General%20DeWolf%27s%20letter%20to%20Congressman%20Burton-%20BTTR%20reply.htm

Saul Landau: Entrevista con Gerardo Hernandez
http://www.freethefive.org/updates/IntlMedia/IMSaulGerardo52109.htm

4 responses to “¡Matt Lawrence y Hermanos al Rescate, para el fondo del aula!

  1. Excelente, Machetera. Voy a reproducir.

  2. Evidently a lot of research went into this post. Thanks for the history lesson.

  3. You quote an “Oiac report” that states (p. 86) tha the Hermanos al Rescate planned to introduce weapons in Cuba. What is Oiac? And where is it possible to find that report?

    • OIAC is the Spanish acronym for ICAO (International Civil Aviation Organization), a U.N. agency. It was tasked with investigating the circumstances surrounding this incident and issuing a report, which, it is important to remember, it could not get the ICAO Council to endorse. Considering that it has been said that the report treats information coming from the Cuban side as “allegations” while treating information coming from the U.S. as “facts,” perhaps this had something to do with it. In lieu of endorsing the report, the Council adopted a resolution, saying that civilian planes ought not to be shot down, but they ought not to engage in provocations either. This was too weak for Madame Albright, who rammed her own resolution through the U.N. Security Council in a matter of hours. Her resolution says not very much about how civilian planes ought to function (instead it refers to a section of a charter that deals with this, that the U.S. itself has not ratified, although it says that countries really ought to ratify it) and condemns Cuba. Within this same couple of hours, the Security Council endorsed the ICAO report that the ICAO Council considered over several days and ultimately declined to endorse. The U.N. does not have the report posted online. It is apparently voluminous.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s